Se cronifica el aumento de demandantes de empleo

  • El paro baja, pero sigue aumentando el número de demandantes de empleo porque aumenta el de personas ocupadas que demandan empleo.
  • El número de personas en desempleo que cobra algún tipo de prestación apenas representa el 36,9%.

CCOO exige unos presupuestos más expansivos y más sociales que se reflejen en medidas concretas y atajen la precariedad laboral.

04/12/2017.

Los datos de Lanbide correspondientes al mes de noviembre vuelven a mostrar una realidad confusa que corresponde a la ausencia de una recuperación sostenible del mercado de trabajo y avalan la tesis de que la recuperación económica esta basada en la perdida de derechos y condiciones de los y las trabajadoras.

Tal como ocurriera el pasado año, el paro registrado desciende a diferencia del conjunto del Estado. Lo ha hecho en -1.763 personas la mitad de lo que ocurrió hace un año (-3.481), pero el número de demandantes sigue creciendo, aumenta en 175 personas.

En términos interanuales el paro registrado ha disminuido en 9.407 personas (menos que el pasado año -14.165 y el anterior-16.864), pero el número de demandantes de empleo ha aumentado en 10.126 personas porque el número de personas ocupadas que demandan empleo ha seguido aumentado en 20.906. Mientras se reduce el ritmo del descenso del paro (-6,8%) aumenta el de personas demandantes ocupadas (+20,1%).

Las personas en paro apenas representan el 51,6% de las demandantes de empleo y los demandantes ocupados representan el 38,9% un total de 103.879.

Debemos insistir una vez más que este comportamiento más allá de estar escondiendo la dura realidad de las personas desempleadas es un indicador más de que la calidad del empleo esta precarizada de forma evidente a través del mantenimiento de la temporalidad, la disminución de la duración de los contratos y sobre todo, con el abuso de la contratación a tiempo parcial.

En noviembre el paro registrado ha descendido más entre las mujeres (-994) que entre los hombres (-769). Sin embargo, en términos interanuales los hombres han descendido su desempleo (-5.972) más que las mujeres (-3.435). En 2016 y 2015 también ocurrió este fenómeno, por lo que se constata que la recuperación del desempleo entres las mujeres es más lenta que entre los hombres de tal forma que ahora el 56,4% de las personas en paro son mujeres, frente al 52,2% en 2014, el 53,8% en 2015 o el 55% el pasado año.

El número de personas entre los desempleados/as que están cobrando algún tipo de prestación 47.972 ha aumentado en 262. La tasa de protección apenas representa el 36,9. A diferencia de los años anteriores el dato no empeora ya que el pasado año representaba el insuficiente 36,75% En relación al año 2015 (39,5%) la tasa de protección ha descendido 2,5 puntos y más de 5 respecto al 2014 (43,26%).

La contratación ha descendido de forma notable respecto al mes de octubre y es ligeramente inferior al del pasado año. La contratación acumulada del año muestra que a pesar de la precarización que se está produciendo en la contratación indefinida, solo el 7,7% de los contratos han sido indefinidos, frente al 9,06 en el conjunto del Estado.

La afiliación a la seguridad social ha vuelto a aumentar, aunque mucho menos que el pasado mes. En noviembre ha habido de media +3.845,6 afiliados más que en el mes de octubre con lo que se alcanza la cifra de los 937.437,33. El crecimiento sigue muy concentrado en el área de educación.

En términos interanuales el número medio de afiliados ha aumentado en 15.186 personas, un 1,65%. El pasado año el incremento interanual fue del 2% con un incremento de 18.053 personas.

En resumen vemos una evolución positiva de las grandes variables del mercado de trabajo que sin embargo se van ralentizando y que siguen siendo muy preocupantes, a la vez que se continúa apreciando variables que muestran la precarización del mercado de trabajo.

Desde CCOO venimos insistiendo en que la dinámica del mercado de trabajo lejos de mostrar una recuperación sostenible apunta una precarización progresiva de las condiciones de trabajo y que una autentica recuperación (económica y social) no será posible mientras no se produzca un cambio en la política económica.

Desde CCOO exigen al Gobierno Vasco que en los próximos presupuestos, recupere las partidas que se han venido recortando en los últimos años, especialmente en el empleo y la protección social. Los próximos presupuestos tienen el reto de revertir la desigualdad y precariedad que ha dejado las reformas laborales y abandonar las políticas de austericidio. Deben incorporar nuevos recursos para las políticas activas de empleo y estrategias para combatir la precariedad laboral.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.