El 45% de las personas que demandan empleo están ocupadas

  • En 2017 las personas demandantes de empleo aumentan en 10.680 hasta los 276.775.

El número de personas en paro registradas en Lanbide descendió en octubre en 1.990 personas, un buen dato si lo comparamos con lo ocurrido en el conjunto del Estado, aunque menor que el pasado año (-2.935).

También ha disminuido el número de demandantes de empleo en -1.851 lo que sitúa la cifra en 276.775. A pesar de ello las personas demandantes de empleo han aumentado en 10.580 en un año y 10.680 en lo que va de año. El aumento de las personas demandantes proviene de las personas ocupadas (+21.804 respecto a octubre del pasado año y 20.739 en lo que va de año) mientras que el número de personas paradas registradas disminuye en 11.125 (6.117 en lo que va de año).

03/11/2017.
Foto Europa Press

Foto Europa Press

En Euskadi el número de personas desempleadas apenas representa el 47% de las que demandan un empleo frente al 73,17 de media en el Estado, mientras que las personas ocupadas que demandan empleo representan el 44,8% frente al 17,35% de media en el Estado.

El descenso del paro en octubre ha sido mayor entre las mujeres (-1.314) y es que una vez más el descenso se debe principalmente al sector servicios donde el paro se ha reducido en -1.645, aunque desciende en todos los sectores.

Sin embargo en lo que vamos de año las mujeres apenas han reducido su número de paradas en 442, frente a -5.675 entre los hombres. Las mujeres representan en octubre el 56,4% del número de parados, frente al 54,2% en diciembre de 2016.

También la afiliación a la seguridad social ha aumentado (+12.378 incremento neto medio mensual) pero lo ha hecho menos que el pasado año (+ 15.882,11 personas), de ellas 10.368,8 son mujeres y es que el incremento se ha producido mayoritariamente en la sección de actividad de educación (+9.755,09) seguido de hostelería (+2.268,81), actividades artísticas y recreativas (+1.851,05) y otros servicios (+1.363,67).

Una vez más se muestra el fuerte peso de la estacionalidad de nuestra economía y por ende el fracaso o los nulos intentos por abordar un cambio del modelo productivo del país.

El número de personas entre las desempleados/as que están cobrando algún tipo de prestación volvió a descender en septiembre como es habitual de forma alarmante (-7.552), hasta situarse en apenas 47.710 personas, un descenso del 13,6% respecto del mes anterior. La tasa de protección es tan sólo del 36,1%. Apenas 1 de cada tres personas paradas cobra algún tipo de prestación. La situación es más grave aún ya que la pérdida viene de la mano de las prestaciones contributivas que descienden un 21,4% respecto al mes anterior, 7.677 han dejado de percibir pensiones contributivas que ya sólo representan el 59% de las prestaciones por desempleo.

A pesar del descenso del paro y el aumento de la afiliación, la contratación ha descendido respecto al mes anterior y aunque ha crecido entre los contratos indefinidos, la proporción de contratos indefinidos acumulados del año apenas representa el 7,70%.

Los datos, a primera vista positivos, enmascaran la realidad del aumento del número de demandantes en el año, el aumento de la desprotección de los desempleados, la precarización de la contratación y los empleos, y el mantenimiento de un modelo productivo con fuerte peso estacional.

Siendo el descenso del paro en el mes un dato positivo hay que huir de mensajes triunfalistas, porque la salida de la recesión económica se esta basando en una situación de mayor precariedad laboral, con una gran devaluación del empleo en derechos, condiciones y salarios, y en el aumento de las desigualdades sociales que a medio plazo aboca a una nueva recesión y un nuevo empeoramiento de la situación de las personas trabajadoras.

Insistimos en la importancia de los próximos presupuestos que tienen el reto de revertir la desigualdad y precariedad que ha dejado las reformas laborales y abandonar las políticas de austericidio que nos amenazan una vez más desde el Estado.

CCOO compromete sus esfuerzos, una vez más, a lograr en el diálogo social acuerdos por el empleo estable y de calidad y priorizar el desbloqueo de la negociación colectiva en su acción sindical.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.